martes, 16 de diciembre de 2008

La Voz -inculta- de Utrera

Naturalmente, cada uno es muy libre de tener su opinión. Para gustos los colores. A mi me parece que se puede dar una noticia informando de hechos, se puede dar una noticia y expresar una opinión y se puede dar una noticia mezclada con un panfleto, pero en cualquier caso hay una mezcla variable de hechos ciertos y opiniones y cada cual escoja la receta que más le guste, yo personalmente prefiero que me cuenten los hechos y poner yo las opiniones.
El caso es que hay otra modalidad que consiste en adornar las noticias y las opiniones con algo de fantasía, así como si nos hubiéramos documentado. Queda muy fino y tal si el que lee sabe menos del tema que el que escribe, pero en el caso contrario queda como lo que es: la metedura de gamba de un necio que no sabe lo que se dice y que por si misma califica sus opiniones.
Todo viene a cuento de la perla que publica "La Voz de Utrera" el domingo 14 de diciembre, en medio de un apasionado panfleto en el que queda claro que al autor no le gustan los F-5 en las rotondas, y al que añade esta joya de la historia aeronáutica:
El F-5, fue creado en los Estados Unidos, participó activamente en las Guerras de Corea y de Vietnam y fue vendido o cedido a muchos otros países.
El autor, que firma la colaboración como 'roc' muestra su conocimiento de la historia aeronáutica y su interés por documentarse, cuando con una simple consulta a Wikipedia podría haber averiguado que el F-5 "es un avión de combate, diseñado y construido por Northrop en los Estados Unidos en 1962" e incluso podría haber averiguado que la guerra de Corea tuvo lugar en ese pais asiático entre 1950 y 1953, por lo que resulta difícil que se usasen en ella los F-5. De esta forma las opiniones que con tanta insistencia repite no habrían quedado desvirtuadas por un espeso halo de ignorancia.

1 comentario:

  1. Puff pues a mi si me gustaría que colocasen un avion en alguna de las rotondas de valdemoro, y no trozos de chapa con extrañas formas que no dicen nada. Nah, para que? es mejor darle el dinero al primo (o amigo del alcalde) y que nos ponga cuatro hierros oxidados como si fueran arte.

    ResponderEliminar