martes, 30 de septiembre de 2014

Ala 13, simulacro en La Coruña

Aborrecemos los titulares sensacionalistas. Pero si hay algo peor que un titular sensacionalista es un titular mentiroso. El periodismo debería rendir culto a la verdad y cualquier cosa que alje a un medio de ella debería ser considerado casi sacrílego.
La realidad es otra. muchos mal llamados periodistas tiene la fea costumbre de engañar a sus lectores con el único fin de secuestrar su atención, prostituyendo la finalidad del periodismo, de contar hechos verídicos para convertirlo en un producto de charlatanes de feria y mercaderes de papel impreso.
Los simulacros de accidentes aéreos son un lugar común para estos charlatanes. Es lamentablemente frecuente, tópico y manido recurso de plumillas de tercera, iniciar la noticia como si los hechos simulados hubiera ocurrido realmente. Amarillismo sensacionalista y falta de profesionalidad a la par que de originalidad por la triste gloria de un titular mas falso que un billete de siete euros.
El trabajo que E. Silveira firma en "La Voz de Galicia" del día 29 de septiembre de 2014 se abre con un titular que advierte de que el tema de la crónica es un simulacro, lo que supone un importante atenuante para la calificación de su crónica que sin embargo pasa de un titular confuso, a un párrafo hilarante -cuando no carente de todo sentido- en el que dice:
"También fue espectacular el paso del hidroavión Ala 13 del Ejército Español, que hizo dudar a más de un espectador de si realmente se trataba de un simulacro o era una emergencia real. "
 Sin duda alguna en el 'Corta-Pega' se ha perdido información bastante importante o quizás las 'meigas' han retorcido el sentido de la frase hasta hacerlo irreconocible.
Cuando en mayúsculas se habla de "Ejército", se está llamando por su nombre a una institución, y hay un Ejército y un Ejército del Aire, que son instituciones diferentes, aunque hermanas en el seno de las Fuerzas Armadas. El Ejército español, no tiene hidroaviones, que están encuadrados en el Ejército del Aire.
El Ejército del Aire español no dispone de ninguna Ala 13. Ni hay ningún hidroavión que se llame 'Ala 13' No se trata tanto de superstición como de tradición. En algún momento los aviadores debieron ser supersticiosos y el número trece fue proscrito de los numerales de unidades o incluso de aeronaves y ningún avión volaba con ese 'fatídico' número. Con los tiempos modernos ha habido varios intentos de acabar con esa concesión a la superchería, pero El Ejercito del Aire es un arma joven, con pocas tradiciones, y por tanto muy celoso de ellas. Si que se han asignado el número 13 a tipos de avion y a aeronaves concretas, hay un Escuadrón de Vigilancia Aérea (uno de los conocidos como 'picos' por hallarse en lo alto de montañas) con el múmero trece, aunque su lema es "Trece...y pico". Pero sin embargo no existe un 'Ala 13'. Del Ala 12 de Torrejón se pasó al Ala 14 de Albacete, como del C.12 Phantom, se pasó al C.14 Mirage F-1.
Quizás el error procede de que el hidroavión al que hace mención la noticia es un Canadair CL-215T, cuya denominación de tipo en el Ejército del Aire es "UD.13".



En cualquier caso, no nos queda más remedio que incluir la crónica en nuestra colección de "Burradas Aeronáuticas" al tiempo que agradecemos a nuestro amigo y colaborador, Jose Luis (@jlmaqui  y joseluis.maquieira.es)por el apunte y señalamiento de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario