domingo, 15 de junio de 2014

Políticos, turbohélices y aviones del tercer mundo

Las recientes declaraciones del Alcalde de Vigo llamando "Tercer Mundistas" a los aviones turbohélices, o diciendo que son de hace 50 años, han traído a mi memoria unas declaraciones similares de una senadora pontevedresa de hace más o menos un año.



Declaraciones como éstas nos dejan ver a políticos que hablan sin saber de lo que hablan, con malicia, o como decíamos en la entrada anterior, demagogos. Y ya que no saben y parece que no piensan antes de hablar, al menos que se dejen aconsejar, o usen Google (aquí les dejo un manual de uso de Google, por si aún no saben cómo va: http://www.usaelputogoogle.com/manual)

Si hubieran usado Google, sabrían que el ATR72 no solo no tiene 50 años, si no que su viaje inaugural fue en el 88, es un "jovenzuelo" con apenas 26 años de vida. Y los aviones operados por Air Europa seguramente no tengan más de 7 u 8 años...

Pero como este es un blog de aeronáutica, y no de política, no vamos a entretenernos en hablar mucho más de estos señores, y vamos a explicar la burrada en sí, para que si usando google nos encuentran, sepan por qué están en Burradas Aeronáuticas.

La gente tiende a pensar que los aviones "de hélice" son más antiguos que los aviones "a reacción", pero no entran siquiera a valorar el tipo de motor que utilizan. Es cierto que los primeros aviones utilizaban las hélices para impulsarse, pero movidas por motores de pistones. Es a partir de la IIGM cuando el motor a reacción se puede considerar maduro y empieza a utilizarse de forma masiva en aviación.

A partir del motor turboreactor se desarrollaron otros modelos, el turbohélice y el turbofan, todos basados en el mismo ciclo termodinámico, y de funcionamiento muy similar, solo que cada uno tiene un mejor rendimiento en función de la velocidad de vuelo. ¿Cuál es mejor? Pues indudablemente, depende de la velocidad de vuelo...

Como podéis ver, en el turborreactor el aire entra por el compresor, hasta que llega a la cámara de combustión, donde se mezcla con el keroseno y una bujía lo enciende, aumentando su volumen y velocidad. Es expulsado hacia atrás a través de la tobera, y moviendo a su paso la turbina, que a su vez arrastra al compresor. Este es un modelo en desuso en aviación civil, debido a su gran consumo en el rango de velocidades que suelen operar los aviones civiles


En el turbofan el funcionamiento es casi idéntico, solo que la turbina no solo mueve el compresor, si no un ventilador, que es el que acelera elaire y lo empuja hacia atrás. El empuje es una mezcla del aire expulsado a gran velocidad más el aire movido por el ventilador. Consigue mejor rendimiento que el anterior, y una operación mucho más silenciosa.

El turbohélice es similar al anterior, solo que el empuje de los gases de escape es residual, siendo casi el 100% de la hélice. Este modelo es indicado para velocidades más bajas que el anterior.


Como veréis, decir que un turbohélice es un sistema de propulsión más antiguo y tercermundista que un turbofan, solo indica un claro desconocimiento sobre cómo funciona el motor.

Señores políticos, si para su aeropuerto se utiliza un modelo y no otro, tiene que ver con el tamaño de la pista, el número de pasajeros transportados, la distancia a volar... Y digo yo, que mucho mejor mantener un vuelo en turbohélice, que no tener ninguno ¿verdad?


(si alguno quiere leer más sobre motores, les dejo unos enlaces sobre Motores a Reacción, Motores alternativos I y Motores alternativos II)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada