martes, 14 de mayo de 2013

Hélice de un caza T-12 Aviocar en Melilla

A veces las Burradas que detectamos en los medios son autenticas muestras de incultura o desidia profesional, pero otras son deslices auténticamente divertidos, como el que hoy nos ocupa.
El caso es que, según nos cuentan en El Faro de Melilla,  el Ejército del Aire ha regalado una hélice de T-12 a Melilla que ha sido colocada como decoración en una plaza de la ciudad. 
En primer lugar, no se puede pasar por alto un doble error que se desliza en las primeras lineas del artículo.
La noticia dice que asistió a la inauguración el jefe del Estado Mayor del Aire, teniente coronel Francisco Javier García Arnáiz.
Varios detallitos de esas primeras líneas hacen daño a la vista. Resulta sorprendente que ocupe un cargo tan relevante un simple teniente coronel, ¡incluso aunque estuviera a punto de ascender a coronel!. Puede que el periodista haya tenido un "lapsus" y quisiera escribir 'teniente general', como de hecho hacen unas lineas más adelante, pero en ese caso también incurren en un error, ya que el militar que ocupa el rango más alto en el escalafón del Ejército del Aire es "General del Aire", es decir un grado OF-9 en denominación OTAN equivalente a un "general de cuatro estrellas" norteamericano, mientras que un teniente general es un OF-8 equivalente a un  "general de tres estrellas" estadounidense.
El otro detalle de estas líneas es la denominación del cargo, aunque hay que reconocer que es un matiz en el que es frecuente ver equivocarse incluso a miembros del Ejército del Aire. El JEMA, no es el Jefe del Estado Mayor del Aire, sino el Jefe de Estado Mayor del Aire. Lo mismo ocurre en la denominación de cargos equivalentes en el Estado Mayor de la Defensa o del Ejército de Tierra.
La verdad es que salvando la enorme distancia que existe entre un Teniente Coronel y un General del Aire, estos matices resultan curiosos ya que si bien en la página del propio Ejército del Aire se denomina al empleo del JEMA "General de Aire", en el Artículo 21 de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar. (BOE 278 de 20/11/207) queda claro que la denominación del empleo es "General del Aire". Y es que cuando descendemos a finísimos matices, nadie está libre de error.


La segunda -o tercera, según se mire- burrada en la noticia tiene su gracia ya que al referirse a la hélice, habla de "La pieza de un caza C–212 Aviocar". Y aquí me van a permitir una interpretación porque no creo que nuestro avión de transporte más famoso, el mayor éxito de ventas de la industria aeronáutica española pueda ser confundido con un caza y yo voy a atreverme a hacer una especulación y suponer que se trata de un error provocado por la riqueza fonética del español en las diferentes partes de España, ya que como todo el mundo sabe en el sur, lejos de la austera pronunciación mesetaria, la fonética se endulza con el ceceo y se vive en una 'caza' o se van a 'casar' patos. Y aqui tenemos el gazapo fonético. Al periodista le dijeron que la hélice era de un CASA T-12 aviocar y obviamente traducido a la fonética local, ¡llegó a la conclusión de que el T-12 era un caza!.
En fin, la noticia deja clara la antigua relación de Melilla con la aviación militar española, que al parecer no se ha traducido en una gran cultura aeronáutica de algunos de sus periodistas.

2 comentarios:

  1. Me alegra que se cuide en este blog el idioma.
    Por ello creo que debo hacerte notar un error en tu artículo:
    escribes ..."En primer lugar, no sé puede pasar por alto un doble error que se desliza en las primeras lineas del artículo".
    Ese "sé", acentuado, es primera persona del verbo saber o imperativo del verbo ser y no el pronombre reflexivo que encajaría en tu oración
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. José, Muchas gracias por tu corrección. Nos gusta que nos corrijan. Eso quiere decir, no solo que nos leen, sino que lo hace gente de un buen nivel.
    Siempre es posible aprender, nadie es perfecto y nosotros no pretendemos serlo. Normalmente no atacamos tanto la ignorancia como la desidia de algunos periodistas en comprobar la información que reciben o documentarse mínimamente.
    Algunos, además, se mosquean cuando se ven corregidos. Nosotros no. Sabemos que 'tampoco' somos perfectos.
    En este caso nos ha jugado una mala pasada el corrector ortográfico, que no distingue verbos de pronombres. Pero evidentemente el fallo es nuestro, por no revisar concienzudamente el texto. Casi siempre escribimos estos artículos a salto de mata.
    Gracias de nuevo por leernos y por dedicar un poco de tu tiempo y tu conocimiento a hacer que 'Burradas Aeronáuticas' sea un poco menos burro.

    ResponderEliminar